“La biblioteca es un ente vivo en continuo cambio”

La Red de Bibliotecas Municipales de Vitoria-Gasteiz cuenta con 103.000 personas socias y más de 240.000 documentos

bibliotecas-vitoria
Biblioteca municipal de Vitoria-Gasteiz./ Endika Portillo

“La biblioteca pública constituye un requisito básico para el aprendizaje a lo largo de los años, para la toma independiente de decisiones y el progreso cultural del individuo y los grupos sociales”, según dicta el Manifiesto de la UNESCO a favor de las bibliotecas públicas. La Red de Bibliotecas Municipales de Vitoria-Gasteiz lleva 35 años impulsando el libre acceso a la información, al conocimiento, a la lectura y al pensamiento, favoreciendo así la inclusión social y la democratización cultural.

La red cuenta a día de hoy con 23 bibliotecas; 10 para personas adultas, 10 familiares y tres integradas. Fue en los años 80 cuando se gestó el proyecto de centros cívicos, donde irían incorporadas todas las bibliotecas municipales como un servicio más de proximidad para la ciudadanía. “Antes de todo esto hubo alguna biblioteca de barrio, pero fue a raíz de los centros cívicos cuando se tuvo una visión de conjunto de la ciudad”, explica Ana Sáenz, responsable de la Unidad de Actividades Culturales en Zonas. 

Primero fueron centros socioculturales, luego pasarían a denominarse centros cívicos. El primero que abrió sus puertas fue el de Sansomendi, en 1985, por lo que la primera biblioteca de la red fue esta. Posteriormente se inauguraron las de Aranako, Abetxuko y El Campillo. Las últimas incorporaciones han sido Salburua y Zabalgana. 

Prestamos de libros en la Red de Bibliotecas de Vitoria./ Endika Portillo

Los fondos cuentan ya con 240.000 ejemplares de libros, DVDs, CDs y revistas que pueden disfrutar los/as 103.000 socios/as de la red. “El 15% de los carnets son infantiles, un dato muy importante que está por encima de la media”, explica Ana. Y es que el servicio más demandado por la ciudadanía es precisamente este. Solo en 2019 hubo un total de 335.000 préstamos. “Es un servicio totalmente democrático y gratuito al que pueden acceder todos/as los/as vitorianos/as dando los mínimos datos personales”.

Otro de los servicios que más público congrega son las actividades de animación a la lectura. “Las bibliotecas públicas y el fomento a la lectura son dos redes indisolubles. Es un objetivo de primera orden para nosotros/as”, afirma Ana. Para ello, la oferta es muy variada y extensa; existen clubes de lectura en familia, feministas, especializados en el cómic y la novela gráfica, la literatura vasca o la literatura contemporánea, entre otros. Se realizan presentaciones de libros, cuentacuentos, charlas, encuentros con escritores/as, talleres y concursos. Además, la Red de Bibliotecas Municipales de Vitoria-Gasteiz colabora con las tres ferias del libro que se realizan durante el año en la ciudad; la Feria del Libro de Saldo y Ocasión, la Feria del Libro Antiguo y Viejo de Vitoria, y la tradicional Feria del Día del Libro, organizada por el Gremio de Libreros de Álava.

Cuentacuentos en una de las bibliotecas municipales./ Endika Portillo

“Todas las actividades son un éxito. Nunca tenemos que suspender porque no haya público. La gente va a ver, disfrutar, escuchar o simplemente a estar. Esto se ve reflejado en el número de socios/as y de préstamos, que aumenta exponencialmente cada año”, explica Ana Sáenz. 

La formación de usuarios/as también ocupa un papel muy importante en el trabajo bibliotecario. La red colabora con el Departamento de Educación mediante dos programas dirigidos al alumnado de Infantil y Primaria. ‘Conoce la Red de Bibliotecas Municipales’ ofrece la posibilidad de realizar visitas guiadas y conocer cómo funcionan las bibliotecas municipales, la colección y cómo disfrutar de sus servicios. ‘Te dejamos la biblioteca’ da la opción de utilizar las instalaciones y desarrollar actividades de carácter educativo, disfrutando en exclusiva de los fondos y espacios bajo la tutela y responsabilidad del/a profesor/a. “La formación desde una edad temprana es una base muy importante para el desarrollo de futuros/as lectores/as”, afirma Ana. 

Hacia lo digital

No obstante, los hábitos de lectura han ido cambiando y evolucionando a lo largo de los años. Ahora los libros se pueden leer tanto en papel como en formato digital y las bibliotecas municipales han sabido adaptarse a ello. Aunque desde la red afirman que el libro tradicional tiene su espacio completamente establecido, la lectura online a través de ‘E-liburutegia’ es también uno de los puntos fuertes de la red. Se trata de un servicio de préstamo de documentos digitales de carácter gratuito que surgió en 2014. Cuenta con una colección de miles de títulos de las principales editoriales vascas y nacionales que se pueden leer en línea o descargarlos. Además, también tiene una amplia selección de cine, documentales y audiolibros que se pueden disfrutar tantas veces como se quiera durante los días de préstamo.

“Muchos/as usuarios/as desconocían la plataforma, pero apostamos por ella en el confinamiento y logramos alcanzar su pico más alto. Ahora que ya podemos hacer uso de las bibliotecas, muchos/as socios/as han seguido utilizando ‘E-liburutegia’, por lo que entendemos que les ha gustado y han decidido quedarse”, dice Ana. Aún así, desde la red hacen hincapié en que “el valor añadido de las bibliotecas es el personal bibliotecario, que aporta cercanía, recomendaciones y consejos que la personas usuaria agradece”.

Y es que la pandemia ha obligado a la Red de Bibliotecas Municipales a reinventarse. Para seguir en contacto con la ciudadanía durante los días más duros, hicieron uso tanto de las redes sociales como de un blog que decidieron abrir para aportar sugerencias, guías de lectura, recomendaciones de autores/as y películas. Este nuevo canal de difusión tuvo tanto éxito que han decidido continuar con él e ir ofreciendo diferentes sugerencias cada semana. “Queremos demostrar que la biblioteca avanza igual que lo hace la sociedad. Tanto las redes sociales como el blog aportan una imagen moderna y nos ayudan a llegar al público de una manera cercana, actual e inmediata”.  

Biblioteca familiar de Aldabe./ Endika Portillo

De cara a los próximos meses, y con el objetivo de democratizar la cultura, Vitoria-Gasteiz instalará ordenadores con acceso a Internet en todas las bibliotecas familiares. “Hay un desnivel social muy grande. No todos/as los/as niños/as tienen acceso a un ordenador en sus domicilios y cada vez en más colegios se trabaja con ellos. Es un servicio que no puede esperar más”, explica Ana. 

La Red de Bibliotecas Municipales continuará incorporando nuevos fondos y trabajando para intentar llegar al máximo número de ciudadanos/as posible y que estos/as puedan disfrutar de la lectura. Según afirma Ana, “la biblioteca es un ente vivo en continuo cambio”.