“Cuando despiertas emociones en las personas, creas un compromiso”

Hablamos con la bióloga y divulgadora científica Evelyn Segura sobre el poder de las artes para la divulgación de la ciencia

evelyn-segura
Evelyn Segura en Vitoria-Gasteiz./ Endika Portillo

Evelyn Segura es bióloga y divulgadora científica. Este año ha estado en Gasteiz hablando sobre “El poder de las historias para salvar la biodiversidad”, una charla enmarcada en el ciclo “Hitzak”, organizado por Fundación Vital. Evelyn presenta, desde 2015, el programa de divulgación científica ‘¡Qué animal!’ de La 2. También ha llevado su entusiasmo por las maravillas naturales a ‘El gallo que no cesa’ de RNE y lo sigue haciendo cada semana en el programa ‘Aruser@s’ de La Sexta. Además, es autora del libro ‘Adaptarse o morir, los secretos de la naturaleza para sobrevivir en el mundo animal’.

Segura cuenta cómo “desde la antigüedad, los humanos nos hemos explicado con historias. Siempre han sido una parte esencial de nuestra comunicación y nos han permitido compartir conocimiento, despertar emociones e inspirar”. Para transmitir sus conocimientos, utiliza el poder de las historias como “herramienta de seducción y concienciación. Son historias sobre el mundo animal que ayudan a entenderlo y protegerlo, que podrían salvar la biodiversidad”.

Para celebrar el Día Mundial de la Ciencia, que se celebra anualmente el 10 de noviembre, Go Gasteiz Kultura ha querido hablar con ella sobre cómo le ayudan las artes en el desempeño de su trabajo como divulgadora científica.

Este 2021 has visitado Vitoria y lo has hecho para hablar sobre el poder que tienen las historias para salvar la biodiversidad. ¿Qué se genera de único cuando unes creatividad y ciencia?

Lo que se genera sobre todo son sentimientos. Cuando despiertas emociones en las personas, creas un compromiso. Dicen que un gran poder conlleva una gran responsabilidad y aquí ocurre lo mismo; cuando tienes información o conocimiento también tienes esa responsabilidad, y se genera ese pequeño cambio a través del despertar de las emociones.

Seguramente, si en vez de ciencia divulgaras arte se te denominaría “mediadora”. Tradicionalmente la mediación se ha dedicado a contar “las verdades” del arte, lo oficial, pero cada vez son más los/as profesionales que apuestan por invitar al público a hacerse preguntas más que a dar respuestas. ¿Encuentras algún paralelismo con el ámbito científico?

La ciencia se basa en eso, en hacerse preguntas, en despertar la curiosidad, cuestionarse las cosas y no dar las respuestas por absolutas. Ese es el motor que mueve a la ciencia. Lo bonito que tiene es que crece y evoluciona, y además es muy transversal porque si otras ciencias o tecnologías crecen, estas ayudan a que se generen nuevas preguntas. Para que la ciencia continúe siendo ciencia, es básico que no falte nunca la curiosidad y las ganas de más. La ciencia tiene que crecer y estar siempre en movimiento y autocorrigiéndose.

Evelyn Segura momentos antes de la conferencia/ Endika Portillo

¿En este afán por hacer llegar la ciencia a todos los públicos se corre el riesgo de no ser científicamente riguroso? Una historia o una analogía poderosa puede cautivar, pero no ser 100% fiel a la realidad científica. ¿Hay ahí un equilibrio con el que tenéis que lidiar las divulgadoras científicas?

Es una fina línea porque no puedes faltar nunca a la ciencia. El problema que pueden tener las historias es creer que vale con simplificar, con decir las cosas mucho más simples, y ahí corres el riesgo de caer en la falta de rigor. Debes saber hasta qué punto puedes simplificar. También hay que tener en cuenta a qué publico te estás dirigiendo, porque las historias pueden cambiar de forma o de palabras según el público que te está escuchando. Simplificar sí, pero nunca faltar a la verdad científica, porque generaríamos desconfianza. Hay que ser siempre fiel y rigurosos/as.

El arte y la ciencia se reencuentran en museos, audiovisuales, escenarios, etc. ¿Qué crees que se aportan mutuamente?

Se alimentan, crecen una con la otra. Yo siempre digo que me dedico a las ‘artes escientíficas’, que son la unión de los dos mundos. Si la ciencia de por sí ya es bonita, lo es aún más si la presentas con un punto artístico, seductor, haciendo que sea divertida y entretenida, y genere esa curiosidad teniendo en cuenta la sensibilidad y las emociones de la gente. Las artes también se pueden ayudar de la ciencia para crear mundos nuevos. Una con la otra son mejores aún.

Forat de l’Or cave in Terradets Canyon, Pyrenees, Lleida, Catalonia, Spain.

En concreto, ¿qué crees que podrían los proyectos / organizaciones artísticas incorporar de la manera de trabajar en la ciencia?

Aunque tengo la sensación de que los/as científicos/as podemos utilizar más las artes escénicas que al revés, todo puede crecer. Yo trabajo principalmente en televisión y está muy bien que formatos televisivos utilicen la ciencia para hacer espectáculos, para captar la atención de una audiencia, para enviar mensajes, etc. La ciencia mejora un producto televisivo o literario, porque la ciencia también es cultura. Que tengamos ese espacio está muy bien.

En Youtube hay cada vez más canales de divulgación científica, ¿crees que hay un auge en el interés de los/as jóvenes por la ciencia?

Las redes sociales han crecido muchísimo y se ha abierto una vía de divulgación de conocimientos donde la ciencia ha encontrado su lugar. Hay gente muy válida, con un talento espectacular, que se dedica a divulgar ciencia en formatos que en la televisión clásica no tienen un espacio. En Youtube han encontrado una oportunidad y una ventana muy distinta. El lenguaje es mucho más cercano y dinámico. Además, puede movilizar a un público distinto porque las redes sociales tienen una audiencia mucho más joven. No sé si hay más interés por la ciencia, pero ahora está más accesible y gracias a ello se pueden despertar vocaciones. Está bien que se creen esas ganas y esas ilusiones.

Evelyn Segura durante la conferencia “El poder de las historias para salvar la biodiversidad”./ Endika Portillo

Hablando de apelar a los públicos, y dedicándote a la comunicación como lo haces, ¿hacia qué tipo de contenidos hay que tender si queremos suscitar el interés de la ciudadanía, al tiempo que aportamos conocimiento?

Depende del público a quien te quieras dirigir y del nivel de conocimientos que tenga. Tienes que conocerlo para mandar un mensaje adecuado. Está claro que a los humanos nos interesa aquello que está relacionado con nosotros, así que si hablamos de algo que afecta a las personas de un modo directo, crearás más interés. También hay veces que se aprovecha el filón de algo que se ha hecho popular. Por eso, unir la ciencia con las artes escénicas está muy bien porque apelas a la emoción, y eso siempre es algo común en todas las personas.

Otra cosa que comparten ciencia y cultura es, lamentablemente, la precariedad laboral a la que se enfrentan sus profesionales. ¿Por qué nos cuesta tanto convencer de que son, estos, ámbitos esenciales?

En el fondo todos dependemos de que alguien nos demande, pero tenemos aún un largo camino para generar esa necesidad, que la gente sienta que es necesario saber, estar al día, tener curiosidad, conocer que la ciencia está a nuestro alrededor y que sin ciencia no podemos vivir. Hacemos mala propaganda de nosotros/as mismos/as y tenemos que vendernos como entretenimiento, somos culura. A veces la gente no reaciona que el conocimiento científico también es conocimiento general, es cultura.

¿Crees que la promoción de la cultura científica tiene una presencia relevante en las políticas culturales?

Me gustaría contestar que sí. Aunque creo que los/as que nos dedicamos a la divulgación científica estamos viviendo un momento dulce, pienso que aún estamos en la cola, no estamos en primera línea. Seguimos sin entender que sin ciencia no podríamos tener la vida que tenemos. Sin un mundo equilibrado, sin ciencia o sin salud ambiental, nos ponemos en riesgo a nosotros/as mismos/as. Para bien o para mal, el 2020 nos ha dado un golpe de realidad y hay que saber que la ciencia nos garantiza una buena calidad de vida y que sin ella no podemos llevar un día a día normal. Eso no se nos debería olvidar nunca.

¿Cuál crees que puede ser el futuro de la divulgación científica? ¿Qué nuevas formas creativas encontraremos para difundir la ciencia?

Quiero, deseo y espero no equivocarme, que cada vez habrá más espacios científicos en todos los medios de comunicación. A pesar de que la naturaleza humana tiene sus flaquezas, cada vez somos más conscientes de que no podemos vivir sin ciencia. Cada vez podemos llegar a más público, eso genera más inquietud y con ello más demanda. Espero que cada vez estemos más presentes y que la gente se divierta también con los espectáculos científicos.