“La cultura es una buena herramienta para luchar contra la xenofobia”

La Asociación de Residentes Afroamericanos trabaja desde hace 27 años por la integración social de las personas migrantes.

Filomena Abrantes en la Asociación./ Endika Portillo

Vitoria-Gasteiz cuenta actualmente con 254.000 habitantes, el 14% de ellos son de origen extranjero. La inmigración ha ido aumentado exponencialmente cada año y en 2020 la capital alavesa contabilizó 17.000 personas de origen americano, 10.600 africanas, 5.500 europeas y 2.500 asiáticas.

Con el objetivo de acompañar y orientar a las personas que llegaban de África, en 1994 nació Afro, la Asociación de Residentes Afroamericanos. “Estaba dirigida a las personas africanas, pero con el tiempo hemos extendido los tentáculos y ahora acuden tanto personas migradas como nacionales”, explica Filomena Abrantes, presidenta de la asociación. 

A lo largo de estos casi 30 años de andadura, la asociación ha ampliado su rango de actuación y a día de hoy se encarga de gestionar pisos de acogida, ofrece apoyo escolar, distribuye alimentos en colaboración con el Banco de Alimentos de Álava y organiza la Semana Intercultural con el objetivo de crear lazos de unión entre diferentes colectivos.

Semana Intercultural organizada por la Asociación de Residentes Afroamericanos./ Afro

“La cultura nos da la oportunidad de encontrarnos, conocernos e incorporar nuevos conocimientos”, afirma Filomena. Desde hace 25 años, en el mes de diciembre, se celebra la Semana Intercultural, siete días de charlas, conciertos, danza y talleres. “Es un punto de encuentro para relacionarnos entre diferentes, entablar conversaciones y ampliar el círculo de relaciones. Creemos que lo nuestro siempre es lo mejor, y estamos muy equivocados/as. Hay que conocer al/la otro/a y la cultura es la mejor herramienta para hacerlo” apunta Abrantes.

Los talleres de cocina y las conferencias que organizan desde la asociación son actividades que en apenas unas horas cuelgan el cartel de ‘completo’. “Son espacios de igual a igual que comparten nacionales e inmigrantes. Lo más importante es la participación y la interacción, son puntos de encuentro en el que tratamos temas que nos interesan a todos/as, sin importar la procedencia”.

Taller de cocina organizado por la Asociación de Residentes Afroamericanos./ Afro

Impulsando el pensamiento crítico

Desde hace 17 años, la asociación también organiza el Concurso de Relatos Afro. “Se trata de un espacio de pensamiento que obliga a la gente a reflexionar y a buscar soluciones. Para nosotros/as es una ventana abierta que nos ayuda a conocer los pensamientos y preocupaciones de las personas”, explica Filomena. 

Cada año reciben cientos de relatos que escriben tanto vitorianos/as como personas de diferentes partes del mundo como Cuba, Argentina o EEUU. Es una actividad en la que también se involucra el alumnado de Koldo Mitxelena: “Hay un profesor muy implicado que estimula a los/as niños/as y los/as anima a participar. Eso hace que desde pequeños/as empiecen a desarrollar un pensamiento crítico“.

Filomena Abrantes en la Asociación./ Endika Portillo

Desde la Asociación de Residentes Afroamericanos también han impulsado el programa Elkarrekin, que pretende potenciar el conocimiento de la diversidad existente en la ciudad de Vitoria-Gasteiz y fortalecer la identidad de las/los menores de procedencia extranjera, los/as cuales tienen mayor dificultad para comprender la dualidad cultural en la que se encuentran. 

“Gracias al programa de apoyo escolar, nos hemos dado cuenta de que los/as menores tienen un problema de identidad, no saben lo que son. Algunos/as han nacido aquí y otros/as han venido siendo muy pequeños/as, pero el ambiente de Vitoria nada tiene que ver con el que dejaron atrás”, explica Filomena. Elkarrekin ayuda a estos/as menores a encontrar su identidad a través de actividades culturales como cuentacuentos, talleres de cocina y vídeo forums.

Semana Intercultural organizada por la Asociación de Residentes Afroamericanos./ Afro

“Lo que nosotros/as hacemos es solo un granito de arena, pero para formar una playa todos los granitos de arena son necesarios. Aquí hay que ir grano a grano para construir un espacio de convivencia lo más armónico posible”, afirma Abrantes, quien cree que en Vitoria-Gasteiz las personas inmigrantes, en general, no son bienvenidas. “Para la ciudad es una situación incómoda porque toca compartir”.

Por eso, desde la Asociación de Residentes Afroamericanos apuestan por la cultura como herramienta para la integración social. “En las actividades lúdicas la gente está más relajada y se puede llegar mejor a los objetivos. La cultura es una buena herramienta para luchar contra la xenofobia, pero no es la única. Se necesitan muchas acciones que vayan en una misma dirección. Hay que terminar con la idea de que unos/as somos superiores a otros/as, hay que cambiar la mentalidad tanto del/a poderoso/a como la del/a que está subyugado/a”.