“ARTgia es un espacio único para crear sinergias entre artistas”

Irantzu Lekue lleva tres años al frente de ARTgia sorgune & aretoa, un proyecto de creación artística y gestión cultural, una plataforma, un lugar de encuentro y de exposición, una galería de arte.

Irantzu Lekue en ARTgia./Endika Portillo

ARTgia sorgune & aretoa es un espacio de creación y exposición, en construcción permanente, en blanco, flexible, donde todo puede pasar. Nació hace apenas tres años de la mano de la artista gasteiztarra Irantzu Lekue. En todo este tiempo ha albergado más de 40 exposiciones, charlas, microteatros, conciertos y performances. 

Tras pasar ocho años estudiando y viviendo fuera de Vitoria-Gasteiz, Irantzu regresó a casa. “Me percaté de que había un vacío en la ciudad. No había apenas lugares para exposiciones”, cuenta. “Tenía pensado montar un taller, pero al final me decanté por un espacio para la ciudadanía donde los/as artistas pudieran exponer sus trabajos“.

El objetivo de ARTgia es propiciar las condiciones para crear. Un lugar que sea catalizador, donde surjan intercambios, diálogos y experimentación, con la creatividad como base y la creación contemporánea como fin. Además, es un espacio feminista; apuesta por favorecer el desarrollo de la autonomía y el empoderamiento de las mujeres, la toma de conciencia de género y promueve el cambio de valores eliminando roles y estereotipos sexistas. El género es línea transversal a todas sus líneas estratégicas.

Exposición en ARTgia./ ARTgia

“Otro de los objetivos del proyecto es apoyar a artistas emergentes a través de diferentes convocatorias. También apostamos por el uso del euskera como lengua vehicular y aplicamos la innovación al arte y la cultura para la transformación social”, explica Lekue. Para ello, trabajan tanto en la propia galería como fuera; realizan instalaciones artísticas, performances y happenings para actos o eventos, pintan murales participativos y organizan iniciativas creativas. “Vender en la galería no siempre es fácil. Estos trabajos equilibran la parte económica y nos ayudan a mantenernos”, afirma. 

El público que acude a ARTgia son personas de diferentes generaciones. “Cambia mucho dependiendo de la exposición. Por ejemplo, si es una muestra de barro, vienen artistas que trabajan con el barro, lo mismo que si es de fotografía, etc. Creo que eso enriquece el proyecto, porque se acerca gente muy diferente y es un espacio único para crear sinergias”, dice Irantzu. 

Mural de Irantzu Lekue en el Centro Cívico Iparralde./ Endika Portillo

Aún así, la artista afirma que la gente está, en general, muy lejos del arte: “Se entiende lo que es figurativo, pero no tanto lo abstracto. Hay que hacer un gran trabajo en este sentido”. Por eso ARTgia quiere aportar su granito de arena. Para el próximo curso, y siguiendo la propuesta que les llegó por parte de una artista, van a organizar talleres y conferencias con la intención de acercar el arte a personas de diferentes edades. “Nuestro objetivo es llegar a un público heterogéneo, trabajar la conciencia crítica e intentar así cambiar algo”, explica.

Apoyo al sector

La pandemia ha golpeado fuertemente a la cultura. Según Irantzu, el sector ha quedado totalmente debilitado, “las medidas impuestas son muy perjudiciales para el sector, sobre todo para el musical. Lo que hay que hacer es impulsar y poner facilidades. Nosotras organizamos pequeños conciertos tomando todas las medidas sanitarias, visibilizando a artistas y creando sinergias”.

Con el objetivo de hacer visible el trabajo de las mujeres artistas y creadoras de Araba, ARTgia publica anualmente la convocatoria EmART. Se trata de una convocatoria pública dentro de un marco de creación artística, divulgación cultural y transformación social, con el fin de que las mujeres puedan exponer, crear y dar visibilidad a sus trabajos y a ellas mismas como profesionales artísticas. “Además, las incorporamos a nuestra base de datos y las vamos llamando para realizar diferentes trabajos”, explica Lekue.

Irantzu Lekue durante la entrevista a Go Gasteiz Kultura./Endika Portillo

Durante el confinamiento la sala cerró, pero continuaron trabajando. “Lanzamos #ARTdemia y #ResiliART, dos convocatorias para dos exposiciones colectivas y virtuales con el objetivo de promover y vender obras de artistas vascos/as. Fueron todo un éxito”, cuenta. “Estamos en constante aprendizaje. Muchas veces queremos hacer cosas pero no tenemos los recursos suficientes. Es muy difícil llevar la galería, realizar trabajos fuera de ella y presentar proyectos al mismo tiempo”, afirma.

Futuro de ARTgia

Aún con todas estas complicaciones, la agenda de ARTgia está ya casi completa de cara a los próximos meses. Tras la Neguko Arte Azoka, que reunió las obras de 12 mujeres artistas, será el turno de Gazte Klik Klak y las exposiciones de los/as tres ganadores/as de la convocatoria EmART, donde cada uno/a expondrá en la galería durante un mes. “También estamos hablando con diferentes artistas para ver si hay posibilidad de que vengan aquí con sus obras. Tenemos mucho trabajo”.

Mural colaborativo de Irantzu Lekue./ARTgia

Pero el deseo de Irantzu Lekue es que la gestión de ARTgia sea de los/as propios/as artistas: “que ellos/as dirijan la galería, que presenten proyectos y que impulsen así el interés por el arte. Es un trabajo conjunto de todos/as y tenemos una buena herramienta que es esta sala”. Y es que para la gasteiztarra vivir del arte es muy difícil: “No hay apenas apoyo ni un gran movimiento en la ciudad, y en este sentido, las ayudas públicas son un gran empujón. Yo pensaba que iba a resultar imposible y ya llevamos tres años”, dice orgullosa. “Y los que nos quedan”.