Silverstar Studio, espacio para las resonancias

El productor musical Iker Bengoa nos muestra su trabajo en Silverstar Studios, por donde pasan a diario diferentes bandas, cantautores/as y locutores/as.

Iker Bengoa en Silverstar Studios./Endika Portillo

Silverstar Studios abrió sus puertas a finales de 2019, apenas 5 meses antes de que estallara la pandemia y comenzara la crisis sanitaria. El estudio de grabación liderado por el gasteiztarra Iker Bengoa ha sabido esquivar los obstáculos y se ha hecho un hueco dentro de la producción musical trabajando con bandas como Nukore, Herra, The Faithless o cantautores como Mikel Urdangarin y Mikel Toledo, entre otros. 

La idea de montar un estudio siempre había estado en la mente de Iker. Todo comenzó cuando se grabó el primer disco de Childrain, grupo del que forma parte como guitarrista. “No sonaba como en mi cabeza. Me dijeron que me tenía que ir a EEUU para conseguir lo que yo quería”, cuenta. “Lo achaqué a los medios, así que para el segundo disco fuimos a un estudio mucho mejor, pero sucedió lo mismo. Me pregunté dónde estaba el fallo y vi un vacío que yo podía cubrir. Entendí que para conseguir el resultado que yo buscaba, tal vez lo tenía que lograr por mí mismo”.

Iker Bengoa trabaja desde la sala de control./Endika Portillo

Materializando el proyecto

Lo más complicado para Bengoa fue atreverse a dar el primer paso, arrancar con el proyecto y lanzarse a la aventura. Tras encontrar el local apropiado, comenzaron las obras: “Fue muy difícil dar con el equipo adecuado, que entendiesen lo que era un estudio de sonido y las peculiaridades que tenía. Poner a todos los gremios en común fue muy complicado”. Luego llegó el tema burocrático de licencias y permisos, otra dificultad que se encontró en el camino, ya que desde el Ayuntamiento no sabían en qué epígrafe ubicar su actividad. “Cuando ya tienes todo listo, hay que esperar a que alguien coja tu expediente y lo apruebe. Es un proceso que se dilata mucho en el tiempo y causa bastantes perjuicios”, apunta.

Las obras finalizaron, los permisos se aprobaron y Silverstar Studios echó a volar. Los gasteiztarras Nukore fueron los primeros en pisar los estudios de Zabalgana con la grabación de su disco ‘One Minute Silence’. “Recuerdo ese primer día como un día redondo. Trabajé con Nukore y seguido grabé una locución para publicidad. Me recuerdo a mí mismo sorprendido con los resultados que estaba obteniendo. Me dije: ‘si esta va a ser la pauta, bienvenida sea’”, cuenta entre risas. 

Iker Bengoa en la sala de control del estudio./Endika Portillo

La agenda del gasteiztarra no ha parado desde entonces. Grabación, edición, mezclas y mastering es su día a día. Su trabajo como productor musical se basa en detectar las virtudes del proyecto que tiene entre manos y tratar de potenciarlas tomando decisiones artísticas para que el resultado final tenga el acabado que el/la cliente/a desea. Bengoa afirma que disfruta, sobre todo, mezclando y masterizando: “Es un proceso en el que estás tú solo ante todos los elementos y el trabajo que hagas va a definir el acabado final”.

Además, ser músico es toda una ventaja para Iker, un conocimiento que le ayuda a desarrollar su trabajo de forma óptima. “Entender el lenguaje de instrumentos como el bajo, el piano o la batería me da una visión muy amplia de cómo poder jugar con ellos para conseguir el resultado que el grupo desea. No solo controlo la parte del sonido, también el paso previo y todos los factores que intervienen”, explica. Desde el rock hasta la música de autor, pasando por el metal, pop o hard-rock, son muchos los géneros que ya han pasado por Silverstar Studios.  

silverstar-studios-vitoria
El grupo ‘Name Off’ grabando su disco en Silverstar Studios./Endika Portillo

Pero entre grupo y grupo, por el estudio también pasan locutores/as que se encargan de grabar spots, cuñas, publicidad, audioguías y vídeos corporativos para empresas o instituciones. Además, Silverstar Studios trabaja con locutores/as de toda Euskal Herria para poder atender las diferentes demandas de los/as clientes. Iker aspira a que la gente “sienta que en Vitoria-Gasteiz hay un lugar que les ofrece todo eso que están buscando, una garantía de calidad, que no sienta la necesidad de salir fuera a grabar”.

No obstante, las nuevas tecnologías han democratizado la producción musical y algunas bandas optan por grabarse en casa con sus propios recursos. “No está mal si estás empezando o si quieres grabar alguna demo”, explica Iker. “Eso sí, si quieres salir fuera con intención de hacer algo, la calidad marca la diferencia y aporta una dimensión profesional”.

La industria musical

Durante el primer año como productor musical en Silverstar Studios, a Iker Bengoa le ha tocado vivir no solo el confinamiento, con el consiguiente cierre del local, sino también la crisis que está afectando al sector musical. Aún así, hace un balance positivo: “Estoy muy contento con todo lo que he trabajado este año, ha sido mucho mejor de lo que pensaba, pero estoy viviendo toda esta situación con cierta tensión. Todos los trabajos de la industria musical están interrelacionados. Si no hay salas abiertas no se pueden hacer conciertos. Si no se pueden hacer conciertos, los/as técnicos/as se quedan sin trabajo y los grupos no consiguen ingresos, por lo que tampoco pueden grabar discos. Somos todos/as parte de un mismo engranaje”.

Iker Bengoa posa en su estudios de Zabalgana./Endika Portillo

El responsable del estudio hace además hincapié en la dificultad que hay hoy en día para abrirse un camino en la música. Afirma que la industria cuenta con una superproducción debido a la globalización. “Todas las facilidades que te da Internet para llegar a más gente se convierten en dificultades por la cantidad de oferta que hay. Además, la música se está homogeneizando y parece que todo el mundo hace lo mismo. El rebaño cada vez es mayor y es difícil ver a gente ofreciendo cosas distintas”, explica. 

Pero a pesar de la crisis por la que está atravesando actualmente el sector, Bengoa es optimista y solo desea poder seguir viviendo de lo que le gusta. “Mi objetivo es seguir disfrutando de estar en estos dos lados del espectro musical, seguir creando música y materializando lo que otros tienen en mente”.