Más borradores y menos distopías

Desde un pequeño pueblo alavés de 12 habitantes, Idoia, Arantxa e Ixiar impulsan "Borradores del futuro", una colección de futuribles sobre alternativas que ya hoy forman parte de nuestro día a día

Idoia Zabaleta, Albaro Anta e Iban Zaldua./Yone Estivariz

En la Comunidad 5 de la Llanada, las armas están totalmente prohibidas. ¿Cómo ha llegado a ocurrir esto? ¿Por qué se tomó esa medida? La respuesta a estas y otras preguntas se desvelan en ‘Una visita al Museo de Armería’, fábula escrita por Iban Zaldua, inspirada en la plataforma “Armas Eusko Label para la Guerra” y segunda publicación impulsada por ‘Borradores del Futuro’.

El proyecto es iniciativa de Azala, espacio para la creación artística ubicado en la localidad alavesa de Lasierra. Parte de la premisa de que «en todos los territorios, cada vez más personas, colectivos y organizaciones buscan planteamientos de vida alternativos a los retos a los que nos enfrentamos en la actualidad: ecológicos, económicos, culturales, sociales, etc. Es necesario visibilizar estas iniciativas, y lo hacemos elaborando, junto a diferentes autores/as, narraciones especulativas a partir de ellas», explica Idoia Zabaleta, directora artística de Azala y responsable del proyecto junto a Arantxa Mendiharat e Ixiar Rozas.

Idoia Zabaleta, directora artística de Azala./Yone Estivariz

El primer paso de todo el proceso ha sido realizar un inventario de iniciativas que proponen otro modo de vida o denuncian algún aspecto de la que ya vivimos. “En esta primera colección nos centramos en alternativas que se están dando en Álava. Hemos hecho un primer registro, pero continuamos añadiendo más iniciativas a la lista porque queremos que sea lo más amplia posible”, cuenta Idoia.

Con el registro en la mano, invitan a un escritor/a alavés/a a participar en el proyecto. Este/a escoge una de las alternativas y escribe una fábula especulativa futurible donde la manera de hacer de esa iniciativa sea la habitual. Zabaleta explica que “el relato deberá contestar a la pregunta ¿qué pasos se dieron para que aquello que era una alternativa se extendiera y el futuro sea mucho mejor?”.

Talleres futuribles

Con el objetivo de estimular al/la escritor/a, Azala organiza un taller donde se reúnen las impulsoras del proyecto, el/a autor/a, representantes de la alternativa y gente invitada a la que le pueda interesar el tema escogido. Para el desarrollo de la sesión se usan metodologías creadas desde Azala, como la del Juego del trono, pensada para generar escenarios de futuro. “Nos situamos en el año 4.000 y realizamos un simulacro de futuro, donde compartimos una serie de imaginarios sobre esas ideas. Se trata de un disparador, un mecanismo que el/la escritor/a aprovecha para coger ideas que le sirven para ponerse a escribir”, afirma Idoia.

Uno de los talleres futuribles que sirven para estimular al/la escritor/a./Azala

A excepción de la escrita por Iban Zaldua, las otras 3 fábulas previstas para 2020 cuentan con la asesoría científica de Unai Pascual, investigador en políticas medioambientales, para desarrollar la idea de sostenibilidad socio-ecológica. “Es una especie de acompañante, de ojo externo. Dirige a los/as autores/as en las alternativas que han elegido. Es una parte importante en todo este proceso”, explica Zabaleta.

Iban Zaldua y ‘Armas Eusko Label’

La narración piloto se publicó en marzo de 2019 y corrió a cargo de la escritora gasteiztarra Katixa Agirre, quien fabuló sobre la experiencia de Errekaleor, barrio okupado y autogestionado de Vitoria-Gasteiz. En 2020, Azala tiene previsto publicar otras cuatro fábulas. La próxima disponible desde el 1 de febrero, la narración del escritor Iban Zaldua, inspirada en la plataforma ‘Armas Eusko Label Para La guerra’.

He tenido cierta vinculación con el movimiento antimilitarista, sabía lo que ‘Armas Eusko Label para la Guerra’ estaba haciendo y había participado en algunas de sus acciones. Sentía la plataforma muy cercana y me pareció bastante natural aceptar el reto de fabular sobre ella”, explica el creador donostiarra.

El escritor Iban Zaldua./Yone Estivariz

‘Armas Eusko Label Para La Guerra’ es una campaña impulsada por colectivos antimilitaristas y defensores de las personas migrantes. Se centra en visibilizar los productos bélicos que se fabrican en Euskadi y denuncia la implicación de las instituciones públicas con este sector. “Aquí se fabrican piezas de armas que luego son utilizadas por el ejército europeo y en países en conflicto”, explica Albaro Anta, uno de los organizadores de la iniciativa.

Un futuro sin armas

Albaro confía en que la fábula de Iban ayude a que la gente sea consciente de que en Euskadi se producen armas. “Estaba convencido de que era un tema que se desconocía, pero debido a diferentes acontecimientos que han sucedido en los últimos años, como el caso del bombero Ignancio Robles, estamos dando más charlas que nunca”, confiesa. “Veo totalmente posible un futuro como el que describe Iban”, afirma.

El escritor, por su parte, asegura que imaginarse un futuro, en este caso sin armas, tiene efectos sobre el futuro mismo. “Quién me iba a decir, en los 80, que en el 98 iba a desaparecer el servicio militar, se veía como algo inamovible. Confío en que lo que he descrito en mi relato pueda producirse, aunque quizá más a largo plazo”, cuenta.

Albaro Anta, uno de los organizadores de la iniciativa ‘Armas Eusko Label Para La Guerra’./Yone Estivariz

Iban confiesa que escribir la narración ha sido “un reto. Mi tendencia, por edad y por pesimista, es tirar siempre hacia la distopía. Escribir esta utopía me ha venido muy bien para probarme haciendo otras cosas distintas a las que suelo tender, que es siempre hacia lo negativo”.

‘Una visita al Museo de Armería’ está disponible en diferentes formatos. La versión impresa de la fábula se puede conseguir en bares y lugares de paso de distintas localidades alavesas. En Vitoria-Gasteiz está disponible en los puntos de distribución habituales de la agenda cultural NOIZ. La narración en formato podcast y en PDF se puede descargar a través de la web de ‘Borradores del Futuro”. Todo ello, desde el 1 de febrero. Y quien quiera disfrutar del relato a pequeños bocados, puede solicitar su recepción por capítulos a través de Whatsapp y Telegram. En este caso, el relato, en texto o en audio, en euskera o castellano según la elección de cada cual, se irá difundiendo a lo largo de diez días a partir del 7 de febrero.

Lectura comunitaria

Tras el éxito de “Perímetro de Floración”, al que se inscribieron más de 200 personas entre los diferentes canales de difusión, y el inminente lanzamiento de ‘Una visita al Museo de Armería’, Azala publicará tres relatos más gracias a la ayuda de la Fundación Daniel y Nina Carasso. El siguiente cuento que verá la luz correrá a cargo de la escritora Danele Sarriugarte, que fabulará sobre la alternativa ‘Lumínica ambiental’. La cuarta narración la escribirá Karmele Jaio, y la quinta Belén Gopegui, sobre el trujal ‘La Equidad’, cooperativa dedicada a la fabricación de aceite. “Esto nos va a permitir crear una colección, formar una masa crítica y entender en qué futuros estamos pensando”, afirma Idoia.

Idoia Zabaleta, Iban Zaldua y Albaro Anta./Yone Estivariz

Pero este proyecto no finaliza aquí. La publicación de las fábulas se completa con eventos públicos de lectura comunitaria, donde se leerán los relatos en voz alta para hacer posteriormente un pequeño debate. Unai Pascual será el moderador de estos encuentros, a los que acudirán tanto los/as escritores/as como los/as representantes de las alternativas. Las fechas se darán a conocer próximamente a través de las redes del proyecto.

Las nuevas fábulas de “Borradores del futuro” cuentan con el apoyo del Departamento de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco y la Fundación Daniel y Nina Carasso. Colaboran también Diario de Noticias de Álava, Radio Vitoria, Hala Bedi Irratia y ZAS Kultur Espazioa.