María Elorza: «El cine me permite llegar a lugares a los que de otra manera no podría»

La cineasta vitoriana acaba de recibir dos premios por su cortometraje 'Ancora Lucciole'

Un viaje a París a visitar a una amiga fue lo que hizo que María Elorza (Vitoria-Gasteiz, 1988) descubriera que se quería dedicar al cine. El ambiente y las pequeñas salas de la ciudad le deslumbraron, «recuerdo especialmente La Pagode, una sala de cine de arte y ensayo con una arquitectura y jardines de estilo japonés» explica. Cuenta que la película ‘Persona’, de Ingmar Berman, la dejó «fascinada, porque a pesar de entenderla más bien poco, me generó el deseo de querer comprender el misterio que en ella se revelaba».

Para ello, decidió estudiar Comunicación Audiovisual en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona. Fue entonces cuando, gracias a la asignatura que impartía el profesor Ricardo descubrió el género documental. Recuerda que su primer trabajo en aquella época le llevó a embarcarse con varios arrantzales a grabar la pesca del verdel en Hondarribia.

Dos premios en un mes

Hoy, casi 15 años más tarde, acaba de recibir dos premios en apenas un mes por su cortometraje ‘Ancora Lucciole’; el primero, en la Sección Nacional de Cortometraje del 16 Festival Internacional de Cine Documental DocumentaMadrid, donde obtuvo una mención especial «por su capacidad de desarrollar una propuesta de juego poético libre y sugerente a partir de un texto de fuerte peso político, dando espacio también a la memoria familiar e histórica». Y el segundo, en el Festival de Cortometrajes de Requena, donde el jurado le concedió la Menina al Mejor Cortometraje de la Sección Oficial «por ser un film de enorme vuelo poético que al tiempo constituye una pertinente reflexión sobre el mundo actual».

María Elorza graba por dos razones principales, «por la posibilidad de conocer y descubrir, y porque me permite tener guardardadas las cosas que más quiero«. Además, apunta que gracias al cine puede «llegar a lugares a los que de otra manera no podría».