Vitoria-Guayaquil con la artista multimedia Alejandra Bueno

Tras vivir en Alemania, Inglaterra y Francia, Alejandra lleva cinco años trabajando como docente en la la Universidad de las Artes de Guayaquil, Ecuador. ¿Su próximo destino? Vitoria-Gasteiz

“Hace cinco años un amigo que trabajaba en Ecuador me llamó para decirme que dejaba su puesto como profesor y que querían que fuera yo quien lo sustituyera”, cuenta la gasteiztarra Alejandra Bueno. La artista multimedia no se lo pensó dos veces, y aunque sobre la mesa también tenía una beca para ir a Bali, se decantó por la opción al otro lado del Atlántico. “Era un trabajo para más tiempo y además podía llevarme a mi perro”, explica entre risas.

Pero Guayaquil no es la primera ciudad que le hace estar lejos de Vitoria, su casa. La primera vez que se fue, se alejó apenas 60 kilómetros. “Estudié Bellas Artes en Bilbao, una carrera que me abrió la mente. Me hizo descubrir mil posibilidades y gracias a eso soy ahora tan feliz”, explica. Se decantó por la rama audiovisual, “me imaginaba todo lo que me contaba la gente en imágenes visuales”, explica.

Tras varios años fuera de casa y una vez finalizada la carrera, comenzó a buscar becas en lugares a los que viajar. “Realicé una residencia artística en Alemania, viví varios meses en Francia, también en Inglaterra y viajé a Palermo a realizar una performance. Le cogí el gusto a ser nómada”, cuenta. Pero Alejandra afirma que se cansa de los lugares en un año. “Es una pena, es como si perdiera la alegría y tengo que buscar un siguiente destino”.

En Ecuador ya lleva cinco años, “pero voy cambiando de ciudad”, cuenta. “Siempre he querido ser profesora de universidad. Desde que realicé la carrera lo he tenido claro. Me encanta el ambiente que se respira en las facultades”, afirma. Así que, cuando hace 5 años, le ofrecieron una plaza en la Universidad de las Artes de Guayaquil, sintió que su sueño se cumplía. Actualmente imparte clases de Dirección de fotografía, Videoarte y Postproducción digital.

Su día a día se basa en dar clases, pensar en próximos proyectos, disfrutar de diferentes exposiciones y juntarse con sus amigos/as. “Lo que más me gusta de Ecuador es el clima y la naturaleza. Tiene lugares mágicos y espectaculares“, explica. La parte negativa, “el machismo. Falta todavía mucha educación de quererse y respetarse. Este tema me tiene ya muy cansada, es por eso que quizá no conecte mucho con la gente de aquí, todas mis amistades son profesores de la universidad”.

La gasteiztarra cuenta que en Ecuador la cultura está reservada para las élites. “No hay cultura de la cultura. Aquí el interés cultural es el folklore, lo tradicional, pero no hay un interés por un arte más contemporáneo”. Afortunadamente esto “está cambiando”. Hace varios años que se formó la Universidad de las Artes, y gracias a ello, el movimiento cultural se está haciendo cada vez más grande. De hecho, esta facultad es uno de los lugares preferidos de Alejandra de todo Ecuador, junto a estos otros que nos recomienda visitar:

Barrio Las Peñas

“Es el lugar donde vivo. Es un barrio emblemático de Guayaquil, con mucha historia. Sus casas son de colores y tienen una fachada preciosa. Es el lugar de los artistas, con lo que no he podido elegir un sitio mejor para vivir”.

Universidad de las Artes

“Es un lugar espectacular por todo lo que ha generado y por lo que se genera en su interior. Tiene muchísima actividad y siempre hay cosas sucediendo alrededor. Esta universidad se apropió del centro de la ciudad, cogieron edificios antiguos y ahí formaron la facultad. Ahora te encuentras que la actual biblioteca era el antiguo banco. Es genial”.

Mompiche

“Es un pueblo costero a medio hacer. Me encanta porque es todo muy verde, muy selvático. Tiene playa, pero también tiene selva. Es precioso”.

A pesar de que Ecuador es un país que la ha enamorado, dentro de pocos meses volverá a hacer las maletas y pondrá rumbo a Vitoria-Gasteiz. “Son muchos años fuera de casa. Ya no me gusta estar tan lejos. Ahora quiero prepararme unas oposiciones para ser profesora en Canarias y hacer de las islas mi casa definitiva”, afirma.

No obstante, Alejandra seguirá muy ligada a Gasteiz, donde tiene su propio proyecto; es directora del Festival Internacional de videoarte Fem Tour Truck, que lleva a cabo junto a la asociación Guerrilla Elkartea de la que es parte y fundadora. Fem Tour Truck es un festival Internacional bienal e itinerante de video-arte feminista. Es una iniciativa para recuperar el espacio público, las plazas de las ciudades y pueblos, donde se realizan performances, talleres y se proyectan los vídeos seleccionados en la convocatoria. “El arte está privatizado, hay que devolverlo a las calles, democratizarlo”, afirma.