Nueva normalidad, también para Korterraza

Korterraza Gasteiz cambia de ubicación y se traslada al Parque del Norte en una edición donde primará “la seguridad y la comedia”

El frontón del Parque del Norte se convertirá próximamente en una sala de cine al aire libre. Del miércoles 8 al sábado 11 de julio, Korterraza Gasteiz ofrecerá cuatro jornadas de proyecciones, con los cortometrajes más destacados del último año, y seis conciertos musicales, con potentes grupos como Capsula, Liher y The Soulbreaker Company, entre otros. Este evento es el primer acto cultural confirmado en Vitoria-Gasteiz para este verano. 

“Han sido semanas de mucho trabajo, incertidumbre y preocupación. No sabíamos si íbamos a poder celebrar el festival», explica Xabi Vitoria, organizador del certamen. «Lo más complicado ha sido sacar adelante un evento totalmente seguro», afirma. Para ello han tenido que elaborar 6 proyectos diferentes y hasta 7 protocolos de actuación, que iban modificando a medida que pasaban los días. 

Un gran esfuerzo

Korterraza Gasteiz celebrará su 11ª edición, y lo hará extremando todas las precauciones para que las personas participantes disfruten con total seguridad del festival. El frontón del Parque del Norte será la nueva ubicación, «nos da pena no poder celebrarlo en el Artium, pero este parque es mucho más adecuado. Es un espacio más amplio, diáfano y con cuatro accesos fáciles de gestionar para las entradas y salidas del público», describe Vitoria.

El aforo será reducido, solo se podrá acceder con invitación y el uso de mascarillas será obligatorio. Además, el perímetro estará vallado y habrá personal de seguridad para evitar posibles aglomeraciones de curiosos/as en las zonas anexas al espacio del evento. «Se trata de un espacio de 2.500 metros cuadrados, con 8 de ellos para cada persona. Llevaremos las bebidas a las sillas de cada asistente. La seguridad va a ser total, por eso nos ha dado permiso el Ayuntamiento», explica Xabi.

Un permiso que afirma les ha costado conseguir «porque hay miedo. La situación cambia día a día. Ha sido todo muy complicado, el esfuerzo ha sido exagerado y había días que nos daban ganas de tirar la toalla». El apoyo de la Diputación Foral y de los pueblos alaveses, donde también se celebrará Korterraza Araba, les ha dado fuerzas para seguir adelante, «el personal técnico de los diferentes pueblos nos lo ha puesto todo muy fácil y desde el principio se nos aseguróque podríamos celebrar el evento. Estaremos en 30 localidades alavesas, como cada verano».

Korterraza Gasteiz

Este año, el festival ha ampliado un día más su duración para permitir que más público pueda disfrutar con los cortometrajes y los conciertos. Se podrán visionar 58 trabajos en total y habrá 6 conciertos durante los cuatro días que durará la cita cinematográfica.

Además, el día inaugural, el miércoles 8 de julio, Korterraza Gasteiz celebrará el Día del Cortometraje Alavés, en esta ocasión con una proyección exclusiva de trabajos de cineastas del territorio. “Los/as creadores/as alaveses/as están en muy buen momento. El año pasado ya nos llegaron muy buenos cortometrajes y este año la participación ha sido incluso mejor, porque vamos a poder dedicar la sesión del miércoles íntegra a ocho trabajos alaveses”, explica Vitoria. 

Los cortometrajes se distribuirán en cinco secciones: Selección Oficial, Muestra, Komedia, Txiki y Sensibiliza. En el caso de las tres primeras, el público disfrutará de los cortometrajes seleccionados durante las cuatro jornadas del festival. En los casos del Txiki y el Sensibiliza, el festival celebrará sesiones individuales en el mes de agosto ante la imposibilidad de realizarlas este verano en su formato habitual.

Trabajos de gran calidad

Korterraza ha recibido un total de 1.083 cortometrajes desde todas las partes del Mundo. «Nos movemos mucho para poder tener lo mejor de lo mejor en Vitoria-Gasteiz», afirma Xabi. De entre todos los cortometrajes recibidos, toca elegir los finalistas, los que se podrán disfrutar en Vitoria. Para ello, los/as organizadores/as del festival se dividen los trabajos y escogen los que mejor se adapten a los parámetros. «La comedia y el suspense tienen más cabida porque al ser un festival al aire libre, son géneros más fáciles de seguir. Lo mismo pasa con la duración, elegimos cortos que no superen los 15 minutos. También nos fijamos en la calidad del sonido y, por supuesto, intentamos promover valores sociales y medioambientales. Para ello, tenemos en cuenta la igualdad de género e intentamos promover el trabajo de directoras», explican desde la organización. 

«Cada año los trabajos que recibimos son mejores, de gran calidad. Técnicamente han mejorado mucho, hay cosas muy bien hechas, con mucho gusto y con muy pocos medios», sostiene Xabi. Y es que desde que Korterraza diera sus primeros pasos hace ya 10 años, la organización ha sido testigo de muchas tendencias y modas cinematográficas. «Hace tres-cuatro años, todos los cortos que recibiamos tenían planos grabados con drones, era la moda», cuentan. Este año afirman que les han llegado muchos trabajos sobre la pandemia, pero han tenido que descartarlos porque «queremos que la gente se olvide del tema. Esta edición, más que nunca, queremos reírnos».

Los cortometrajes participantes optarán a los 6 galardones que reparte el festival, además de los premios por selección y por número de participantes: Primer Premio Álex Angulo Saria, 2º Premio Keler, Premio a la mejor comedia Grupo Eleyco, Premio Korterraza Txiki-El Correo, Premio Sensibiliza y Premio del Público Gasteiz-Laboral Kutxa. 

Unos galardones que también obtuvieron en su día creadores de gran renombre como Kepa Sojo, Borja Cobeaga o los directores de las películas «La trinchera infinita», «Handiak» y «Loreak», Jon Garaño, Aitor Arregi y Jose Mari Goenaga.

Photo By Donca

Pagar por la cultura

Aparte de la remuneración económica que reciben los/as ganadores/as de los premios, Korterraza paga por todos los cortos que proyecta durante el festival. «Cada pieza tiene un trabajo detrás, un tiempo y una inversión, hay que valorar el esfuerzo y hay que pagarlo. Los/as creadores/as también tiene que comer», reclama Xabi Vitoria. 

Además, reivindica la cultura como «un bien público, pero también como una industria que genera empleo y riqueza. Hay que cuidar la cultura, porque si los/as creadores/as no pueden vivir de ello, acabarán dedicándose a otras cosas». Critica también que «la sanidad, la educación y la cultura es lo primero que siempre se recorta y son elementos sobre los que tendríamos que girar. La cultura es educación«.