Cultura en confinamiento

Diferentes representantes de la cultura y la creación en Vitoria y Álava nos cuentan cómo viven estos días de confinamiento y cómo se plantean el futuro

Según el último informe del Ministerio de Cultura, en España hay 122.673 empresas culturales que emplean a más de 704.000 personas. El 64,7% no cuenta con trabajadores/as asalariados/as, y el tejido está compuesto, fundamentalmente, por autónomos/as o pequeñas empresas de menos de cinco empleados/as. Como consecuencia del estado de alarma decretado por el Gobierno el pasado 14 de marzo, museos, teatros, cines, librerías, festivales, rodajes y un largo etcétera de proyectos culturales y creativos han visto cómo su actividad ha quedado paralizada, sin una previsión de futuro ni clara ni especialmente optimista. Go Gasteiz Kultura habla con varias personas vinculadas al sector cultural y creativo de nuestro entorno sobre lo que esto está suponiendo para ellas, a nivel personal y profesional.

Koldo Uriarte, músico

¿Cómo te está afectando el confinamiento a nivel personal y profesional?

A nivel profesional me está afectando de lleno. Al no poder hacer conciertos ni grabar, se han parado todos los trabajos que tenía para estas fechas. Ahora mismo, por ejemplo, estoy terminado la música de un largometraje y la situación que vivimos hace que sea imposible grabar una orquesta de cuerda. Los conciertos que había previstos para marzo y abril se han suspendido y probablemente pase lo mismo con los de mayo. Es muy complicado seguir trabajando.

En lo personal también afecta por la incertidumbre que crea el no poder trabajar. Al menos estoy aprovechando para estudiar y eso hace que el día a día sea más llevadero.

¿Le ves alguna parte positiva a lo que está ocurriendo?

Todo tiene su parte negativa y positiva. En este caso espero que al menos nos sirva para reflexionar, para entender que hay muchas cosas que deberemos cambiar y mejorar. También espero que nos sirva para aprender y para darnos cuenta de lo necesarios que son los demás en esta sociedad cada vez más individualista.

¿Cómo te planteas el futuro a nivel profesional una vez esto termine?

Pues no sé muy bien, espero verlo más claro cuando se vaya reconduciendo la situación. Espero que el parón no dañe más aún la industria cultural que ya de por sí es tan frágil. Que las instituciones valoren más la cultura y la apoyen con diferentes medidas como el Estatuto del Artista, la ley de mecenazgo o la revisión de las cuotas de autónomos que son las más altas de Europa con diferencia.

Ander Gondra, editor y cofundador de Sans Soleil

¿Cómo te está afectando el confinamiento a nivel personal y profesional?

Desde un primer momento pudimos implantar el ‘teletrabajo’ y, en la medida de lo posible, seguir adelante con los proyectos que teníamos entre manos. De todos modos, se han caído infinidad de cosas a corto-medio plazo. En todo lo relacionado con el mundo editorial, la preocupación es tremenda, ya que la ‘cadena del libro’ se ha parado, y las novedades que teníamos previstas para estos meses tendrán que esperar sine die. Se trata de un sector débil, que no atraviesa -desde hace mucho- su mejor momento, por lo que esta situación puede resultar determinante. En todo caso, tendremos paciencia y vamos a aprovechar la coyuntura para repensar nuestro trabajo y tratar de mejorar ciertos aspectos.

¿Le ves alguna parte positiva a lo que está ocurriendo?

Sinceramente, es difícil verle nada positivo, ni a nivel personal ni ‘planetario’. No comulgo con quienes parecen ver un castigo o llamada de atención de la Tierra en todo esto, ni creo que vaya a disparar sentimientos de mayor solidaridad y colaboración en lo sucesivo. En todo caso, si algo debe quedar claro después de este episodio, es el enorme valor de lo público, de la sanidad, y de infinidad de empleos mal pagados que, a fin de cuentas, resultan más determinantes que ninguno a la hora de la verdad. Con respecto al mundo cultural, podemos tomar conciencia de la fragilidad del sector, de haber funcionado como ‘salvavidas’ en tiempos de confinamiento, tratar de arrimar el hombro, estar mejor preparados para futuras crisis o valorar los pros y contras del mundo digital.

¿Cómo te planteas el futuro a nivel profesional una vez esto termine?

Tratando de recuperar el ritmo normal de trabajo, sacando a la luz todos los proyectos que ahora han quedado también en ‘cuarentena’. Quizás este periodo, con tanto tiempo para reflexionar, dé también sus frutos en alguna iniciativa a futuro

Alazne Ustaran y Cristina Rey. Avocado, consultoría creativa

¿Cómo os está afectando el confinamiento a nivel personal y profesional?

A nivel profesional hemos tenido una caída de la facturación este mes y se nota que hay menos movimiento: nos piden menos presupuestos, los clientes nos llaman y nos escriben menos para pedirnos cosas, etc.

A nivel personal no lo estamos llevando mal, de momento. Se echa de menos poder salir normalmente, pero no vamos mal.

¿Le veis alguna parte positiva a lo que está ocurriendo?

Tener menos interrupciones de llamadas y correos nos permite dedicarnos más y mejor a los trabajos que tenemos abiertos, es más fácil ser creativo cuando estás más tranquilo. También hemos podido reorganizar nuestro horario laboral de otra forma, haciendo jornada intensiva y dejando la tarde libre, así que ahora tenemos tiempo para hacer cosas que antes no podíamos hacer casi nunca: ejercicio, leer, etc.

¿Cómo os planteáis el futuro a nivel profesional una vez esto termine?

Nuestra idea es seguir trabajando duro, hacer más trabajo comercial porque creemos que será más difícil conseguir clientes, y si vemos el panorama complicado, habrá que reinventarse y buscar nuevas formas de llegar a nuestro público.


Iker Durana. Gestor cultural de Oihaneder Euskararen Etxea

¿Cómo te está afectando el confinamiento a nivel personal y profesional?

A nivel personal el confinamiento está siendo una experiencia dura en la que nos vemos privados de libertad. Vivo con mi pareja y hasta la fecha lo estamos llevando bastante bien. Intentamos adaptarnos lo mejor posible. Por otro lado, aprovecho también para reflexionar:  cómo se ha llegado a este punto, el funcionamiento del sistema, la respuesta de la sociedad, los medios de comunicación,etc. Es importante no quedarse en la mera información que nos están dando continuamente los medios de comunicación tradicionales, utilizar otros canales de información, ver otros puntos de vista y mantenerse lo más informado posible. Cuando la situación se estabilice, tendremos que sacar conclusiones de lo sucedido y de sus consecuencias, y creo que es importante estar atento.

A nivel profesional nuestro equipo de trabajo ha podido adaptarse a la situación y las 4 personas estamos trabajando desde casa. Hemos tenido que suspender nuestra actividad cultural y trabajamos para poder, en la medida de lo posible, reubicar esa programación más adelante, cuando la situación lo permita. En cuanto a nuestro trabajo de oficina, diría que nos hemos adaptado bien, pero se nota un parón importante. Aprovechamos también para hacer trabajos para los que en otros momentos no tenemos suficiente tiempo.

¿Le ves alguna parte positiva a lo que está ocurriendo?

Personalmente pienso que de todas las situaciones siempre se pueden sacar algo positivo, depende de la perspectiva que cada persona quiera darle. En mi caso, como en otras situaciones complicadas, procuro sacarle la parte positiva. No obstante, esto está siendo muy complicado. Hay personas que lo están pasando muy mal, tanto a nivel personal como profesional. Personas que mueren y que están perdiendo a sus seres queridos, y obviamente toda la falta de libertad que estamos viviendo debido al confinamiento, que está siendo todo un experimento social. Por otro lado, esto nos está sirviendo para parar, reflexionar y darnos cuenta de las cosas realmente importantes que en el día a día, por nuestros ritmos u otras razones, no apreciamos o no les damos tanta importancia, la necesidad de estar con la familia, los/as amigos/as, etc.

Por último, y relacionado con otro de los problemas importantes que debemos afrontar,  todo este parón está beneficiando al medio ambiente. En el sistema actual y con nuestro estilo de vida, el impacto que tienen los combustibles fósiles en el medio ambiente es alto y muy perjudicial. Esta situación está favoreciendo una caída importante de las emisiones y por consiguiente es bueno y positivo para la naturaleza. Estamos, desde el punto de vista medioambiental, en una situación crítica desde hace años, creo que toda esta crisis tiene que ayudarnos a concienciarnos y a tomar medidas urgentes para revertir todo el daño que hemos causado al medio ambiente. 

¿Cómo te planteas el futuro a nivel profesional una vez esto termine?

Llevan tiempo vaticinando otra crisis económica importante y tiene toda la pinta de que la crisis generada por el Covid-19 va ser el detonante o la excusa final para llegar a ese escenario. Ya sabemos que en las crisis económicas varios sectores suelen verse más afectados que otros y, desgraciadamente, el de la cultura suele ser uno de los más perjudicados en cuanto a recursos económicos se refiere. A nivel profesional, llevo más de 5 años trabajando en el desarrollo del proyecto cultural Oihaneder Euskararen Etxea-Gasteizko Kafe Antzokia. A priori, una vez esta situación se estabilice o termine, mi apuesta va a seguir siendo la misma: seguir colaborando para la consecución de este proyecto en su totalidad. Pero ya iremos viendo cómo se va desarrollando todo durante los próximos meses. Ahora lo importante es superar esta crisis sanitaria lo antes posible. 

Javier Fernández, actor

¿Cómo te está afectando el confinamiento a nivel personal y profesional?

Esto me ha descolocado muchísimo. La desconfianza, el miedo y la incertidumbre son lo primero que aparece. En la medida en que uno trata de comportarse como si no pasara nada, se sufre más. Lo mejor es aceptarlo cuanto antes.

¿Le ves alguna parte positiva a lo que está ocurriendo?

Tengo que reconocer, y da un poco de reparo hacerlo, que estoy disfrutando también bastante. No de estar encerrado, pero sí de algunas de las consecuencias que ese encierro obligatorio tiene. El cambio de ritmo a uno más pausado y la posibilidad de dedicarme a un montón de cosas que tienen que ver con el oficio y a las que no presto atención en la vorágine diaria, etc.

¿Cómo te planteas el futuro a nivel profesional una vez esto termine?

Una enseñanza fundamental que, yo creo, debemos sacar de esto es que normalmente vamos demasiado deprisa y que, sobre todo, nuestra vida está orientada de una manera irracional hacia el futuro. Esta pausa obligatoria tiene que hacernos reflexionar sobre eso y, por mi parte, espero ser capaz de conservar algo, estar centrado en lo que sucede ahora, en los problemas reales, quedarme con este ritmo más lento y con el trato más amoroso con las cosas.

Natalia Albéniz, Artista visual y educadora

¿Cómo te está afectando el confinamiento a nivel personal y profesional?

Personalmente no pensaba que fuésemos a llegar a este punto; no poder salir de casa, tener tanto cuidado a la hora de estar y hablar con la gente con la que vives… La verdad es que no me lo creía o no quería creérmelo, y todavía me parece surrealista. Creo que por el momento lo he llevado bien, pero si esto se alarga mucho creo que me va a resultar complicado.

Profesionalmente me está ayudando a replantearme mi forma de trabajar. A veces me cuesta organizarme, y en momentos en que he tenido mucha carga eso me ha perjudicado en el sentido de que actuaba de manera desordenada; empezaba a hacer una cosa sin haber terminado otra para llegar a todo, y muchas veces terminaba ocurriendo lo contrario. Ahora, dada la excepcionalidad de la situación, me he dado cuenta de que era eso lo que me perjudicaba. Estoy intentando hacer listas y enumerar las tareas por orden de prioridad (concursos con plazos prefijados o cosas que podría mejorar como educadora artística). Estoy aprovechando estos días para crear, experimentar técnica y conceptualmente, leer, investigar y, en definitiva, hacer todo aquello que las rutinas diarias, aunque sean necesarias, te dificultan.

¿Le ves alguna parte positiva a lo que está ocurriendo?

La parte positiva podría ser pararnos a pensar en lo que hacemos a diario y replantearnos qué podemos mejorar, como he hecho yo respecto a mi forma de trabajar. A nivel social, creo que nos estamos dando cuenta de lo importante que es tener una sanidad pública, el saber que si alguien se pone enfermo, especialmente si es alguien que te importa, va a haber alguien que se ocupe de esa persona. Creo que otra parte positiva podría ser, o me gustaría que fuera así, el no confundir derechos con privilegios. Esto es fácil que ocurra con ámbitos como la sanidad, la educación o la justicia. Muchas veces se confunden con un lujo cuando no es o no debería ser así.

¿Cómo te planteas el futuro a nivel profesional una vez esto termine?

La verdad es que parecido. Me gustaría dedicarme a la educación artística y compaginarla con mi propia práctica, aunque sé que es difícil. Estoy intentando presentarme a concursos que me ayuden tanto económica como profesionalmente.  En el sector cultural es complicado vivir bien, o esa impresión me da a mí. Hago lo que me gusta, o lo hacía, doy talleres, visitas guiadas, dibujo, y a través de todo esto reflexiono acerca de lo que ocurre en mi entorno, viendo qué puedo aportar. Digo que es difícil porque es un entorno bastante precarizado, a través del cual podemos hacer grandes aportaciones en las personas que vienen a vernos que muchas veces no se ven y cuyo carácter intangible choca de lleno con el tipo de sociedad en el que vivimos. A veces me planteo trabajar por mi cuenta, pero es algo que veo a medio y largo plazo porque exige tener en cuenta muchos detalles y cierta experiencia previa que considero voy adquiriendo.

Paul Urkijo, director de cine

¿Cómo te está afectando el confinamiento a nivel personal y profesional?

Me paso el día trabajando en casa, así que laboralmente sigo parecido. Por otro lado, los mercados en los festivales se han cancelado, Cannes entre otros, y eso sí que hace que se paralicen los tratos para levantar las películas.

Lo que más me afecta es a nivel personal, la preocupación por la gente de riesgo. El no poder salir lo puedo llevar bien, pero me preocupa la gente mayor.

¿Le ves alguna parte positiva a lo que está ocurriendo?

Es complicado verle el lado positivo a algo tan grave, pero supongo que habrá gente que podrá reflexionar y aprovechar el tiempo con sus familias. Aunque no creo que ni eso sea positivo.

¿Cómo te planteas el futuro a nivel profesional una vez esto termine?

Espero seguir como siempre y que tras esto la industria no se haya debilitado de manera grave.

Sonia Estévez, Tik Tak Film Studios

¿Cómo os está afectando el confinamiento a nivel personal y profesional?

En el ámbito profesional ha sido un parón en seco en nuestro caso. En el personal, un pequeño descanso. He estado de baja unas semanas por el COVID-19 en las que no ha sido posible realizar ningún trabajo.

¿Le veis alguna parte positiva a lo que está ocurriendo?

Personalmente, muchas partes positivas pero profesionalmente, en nuestro caso que somos emprendedores, ninguna.

¿Cómo os planteáis el futuro a nivel profesional una vez esto termine?

Pues estamos en un punto de incertidumbre total en lo que se refiere a nuestros proyectos, algunos están aplazados y no sabemos si se retomarán y otros se han cancelado porque nuestros clientes también tienen que hacer frente a esta situación económica. Nos reinventaremos de alguna manera.